Knowmad: el profesional de la empresa 2.0 y su repercusión en las culturas del trabajo

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Knowmad  podría traducirse por “loco del conocimiento” pero, dado que la competencia que representa por antonomasia a este tipo de profesional es la flexibilidad, se hace por “nómada del conocimiento”. Es un concepto interesante, porque indica que esta persona posee un conocimiento que le da una ventaja competitiva, pero a la vez es inquietante para las empresas. Puesto que si dicho conocimiento no se queda de forma perenne en la organización, sino que se mueve con el trabajador (que en la era de la flexiseguridad debe estar acostumbrado a migrar de un trabajo a otro) se convierte entonces en un activo fungible.

Rasgos de un “knowmad”

Los knowmad son profesionales del conocimiento e impulsores de la innovación que trabajan en red, de forma muy flexible, y que se ocupan (no solamente preocupan) de su desarrollo profesional. Con más frecuencia de lo esperado me encuentro con su antítesis: personas que en los últimos años no han hecho formación continua ni han salido de su entorno laboral más inmediato. Son profesionales obsolescentes que se encuentran desorientados y/o fuera del mercado actual.

Si quieres saber si eres un knowmad o convertirte en uno de ellos, las claves de este tipo de profesional son:

  • Forma parte activa de comunidades y redes sociales: participa, comparte y genera conocimiento.
  • Colabora activamente manteniendo su individualidad: no acepta que se le diga lo que tiene que hacer, dado que vive un proceso de verdadero aprendizaje.
  • Se adapta a diferentes contextos, de los cuales se nutre, extrayendo lo que le es útil.
  • Utiliza las nuevas tecnologías para potenciar su manera de hacer.
  • Asume riesgos sin temer al fracaso: convive con la incertidumbre del proceso de aprendizaje y de las relaciones saliendo de los sistemas pautados.
  • Construye el conocimiento a partir de la recopilación de información y experiencias, transformando las ideas y los procesos de forma innovadora.

Así, también se le conoce como “un emprendedor de conocimiento”.  Algunos autores hablan de la generación de knowmads, pero en realidad no tiene que ver con la edad, sino con la actitud y la motivación para buscar los recursos que te permitan progresar de acuerdo a las pautas no escritas del actual sistema económico o fuera de ellas. Lynda Gratton, en su libro The Future of Work is Here, afirma que nos encontramos ante un nuevo paradigma, donde la necesidad del profesional para reinventar la propia ocupación es una realidad.

Caldo de cultivo y consecuencias del estilo knowmad

Queramos o no nuestra sociedad está cambiando a un ritmo vertiginoso, así como nuestra manera de aprender y trabajar en ella. Por lo que, tal vez incluso convertirse en un knowmad sea una obligación para todos los que queremos saber gestionar todo lo que este cambio comporta, y adaptarnos a él con estrategias positivas. De alguna manera, la evolución que supone el desarrollo tecnológico, y su uso en las relaciones y el aprendizaje, igualmente nos hace esforzarnos continuamente para aprehender nuevas herramientas de trabajo.

De esto hablan John Moravec, uno de los impulsores del concepto knowmad, y Cristóbol Cobo cuando se refieren al aprendizaje invisible; es decir, a aquel que se da en el espacio entre la tecnología y el conocimiento. Los knowmads, como especialistas en gestión del conocimiento, generan sus propios entornos de aprendizaje: los Personal Learning Environment (PLE), a partir de los Personal Learning Network (PLN), que funcionan como fuentes de conocimiento (ej.: blogs, redes sociales, wikis, etc). Esta nueva cultura del trabajo se materializa también en una transformación de los escenarios de trabajo (ej: espacios de coworking, ecosistemas de crowdsourcing, etc.) donde conviven la movilidad, la colaboración y la hiperconnectividad.

Las empresas necesitan integrar personas autónomas que formen redes abiertas para que fluya el conocimiento. Por todo lo expuesto anteriormente, se recomienda que la empresa 2.0 revise y actualice su organización para integrar el talento de este nuevo tipo de capital humano, estableciendo nuevos sistemas, como redes horizontales de trabajo en vez de rígidas estructuras.

Sara Jurado es psicóloga especializada en orientación y Social Media para el desarrollo profesional y, actualmente, Orientadora Profesional en Barcelona Activa.