Inteligencia colaborativa: más allá de la inteligencia colectiva

Tiempo estimado de lectura: 8 minutos

Nota del editorIgnasi Alcalde nos cede este artículo de su blog donde reflexiona sobre el camino hacia la inteligencia colaborativa. Hemos querido difundirlo ya que compartimos su interés por las tecnologías 2.0 como herramientas para trabajar la parte más colaborativa y horizontal de la comunicación. En Zyncro pensamos que las redes sociales corporativas potencian la creatividad y el aprendizaje compartido y las vemos como la mejor oportunidad de colaboración e intercambio. ¿Qué crees tú?

Hace unos días leía en  la contra una entrevista a Jeremy Riffkin en la que dejaba frases curiosas hablando de la energía eléctrica. Decía: “lo revolucionario es su combinación con internet: el gran cerebro en red. La autoridad ya no será vertical, sino distributiva. La verdadera revolución estallará cuando la energía se transmita por la red y la inteligencia colectiva regule su uso”.  Al leerla me vino a la mente la frase de José Ortega y Gasset: “sólo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde”.

Según Wikipedia, la inteligencia colectiva es una forma de inteligencia que surge de la colaboración y concurso de muchos individuos o seres vivos de una misma especie, que es un término generalizado de la cibercultura o la sociedad del conocimiento.  De hecho, la plantea como una  toma de decisiones consensuada, que ya hacen de forma efectiva desde antaño las bacterias, pequeños animales e insectos como abejas u hormigas… y lo enmarca a nivel académico dentro del campo de la Sociología, de las ciencias de la computación y del comportamiento de masas, un campo que estudia el comportamiento colectivo desde el nivel de quarks hasta el nivel de las bacterias, plantas, animales y sociedades humanas.

Extrapolado a las personas, Tom Atlee describe que la inteligencia colectiva puede ser fomentada “para superar el ‘pensamiento de grupo’ y los sesgos cognitivos individuales para permitir a un colectivo cooperar en un proceso mientras alcanza un rendimiento intelectual mejorado” y George Pór definió el fenómeno de la inteligencia colectiva como la capacidad de las comunidades humanas de evolucionar hacia un orden de una complejidad y armonía mayor, tanto por medio de mecanismos de innovación, como de diferenciación e integración, competencia y colaboración”.

Para mí cabe  distinguir a la inteligencia colaborativa de la inteligencia colectiva, que representaría un caso particular.  Así, en la inteligencia colectiva emergería un producto final a partir de las acciones de un grupo de personas que no interactúan entre sí. La inteligencia colaborativa se ocupa de problemas donde la experiencia individual y las diferentes interpretaciones de diversos expertos son críticos para la resolución de problemas.

Un ejemplo visible de aplicación de las mismas son la comunidades de práctica, donde grupos profesionales y  colectivos de interés intercambian conocimientos para desarrollar un conocimiento especializado, compartiendo aprendizajes basados en la reflexión compartida sobre experiencias prácticas. Ambos tipos de inteligencia se encuentran íntimamente relacionados con la denominada Web 2.0 y, en particular, con algunas aplicaciones como Management 2.0, E-learning 2.0 y Empresa 2.0.

Por otra parte, en ambos tipos de inteligencia existe una serie de matices claramente expresados a través del concepto “Power Law of Participation” de Ross Mayfield. Este autor sugiere la enumeración de una serie de actividades a través de las cuales se lograría la transición desde una inteligencia colectiva hacia una colaborativa, caracterizada por un mayor involucramiento. Dichas actividades incluyen: leer, etiquetar contenido, comentar, suscribir, compartir, participar en redes sociales, escribir, refactorizar, escribir, colaborar y liderar. La Wikipedia representa el ejemplo mas paradigmático de la plasmación de la inteligencia colaborativa.

La inteligencia colaborativa también puede clasificarse de acuerdo al grado y tipo de colaboración que los individuos produzcan sobre el producto final. Hay pues muchos niveles  modos de colaboración. Por ejemplo, el “modo fusión” donde cada individuo aporta algo a un producto final donde esa contribución queda fusionada (como el caso de la escritura colectiva de artículos en un sistema Wiki). También se dan el “modo molecular”, como en el caso de un libro escrito por varios autores donde cada contribución conserva su entidad relativa dentro de la entidad mayor; el “modo colección” donde cada contribución aporta a un conjunto mayor que puede resultar abierto (como en los casos de YouTube, Flickr o sistemas de blogs como Blogger o WordPress); o de un “modo agregador” como el caso más simple de los comentarios a post en blogs, o a artículos en sitios de noticias.

Tal y como indican Ramón Sangüesa e Irene  Lapuente de Co-Creating Cultures,  las tecnologías 2.0  te permiten trabajar la parte más colaborativa o de horizontalidad de la comunicación ya que en Internet pueden convivir expertos y no expertos. Comentan que “internet ha supuesto una oportunidad de intercambio masivo y colaborativo, pero también es verdad que a lo largo del tiempo, estamos asistiendo a una inflación de las aplicaciones puramente comerciales de los medios sociales o 2.0. A nosotros nos interesa quedarnos con el valor inicial de una parte de esta tecnología, colaborativa, y lo que hacemos es hibridar este impulso del trabajo colaborativo, con los métodos de diseño participativo, para crear una oportunidad de aprendizaje. Esta nueva realidad  puede ser llevada a otros niveles y empezar proyectos de intercambio de conocimientos y capacidad de reflexión y empoderamiento, dando voz a mucha gente y potenciando la capacidad de creatividad y aprendizaje”.

Para ello el Design Thinking o Pensamiento en Diseño es un concepto que está sonando cada vez más en el mundo empresarial y, más concretamente, en las áreas de  la competitividad.  Está muy relacionado con la forma en que los diseñadores profesionales piensan, enfrentan problemas y llegan a soluciones. Es una actitud respecto de los problemas y los desafíos que los límites imponen a la resolución de problemas.

Ignasi Alcalde (@ignasialcalde) es Graduado en  Multimedia UOC y Máster universitario de Sociedad de la Información y el Conocimiento. Es consultor en IA  y consultor docente en Universitat Oberta de Catalunya. Sus reflexiones sobre el trabajo colaborativo,  las difunde habitualmente a  través de su blog y en su twitter.

-