Cómo introducir a los nuevos empleados en las Redes Sociales Corporativas

Tiempo estimado de lectura: 10 minutos

Integrar a los nuevos empleados es una tarea de gran envergadura para muchas empresas. De hecho, la mayoría de departamentos de formación se dedican casi en exclusiva a ello. Sin embargo, y a pesar de todo el dinero invertido en este empeño, las estadísticas arrojan datos impactantes: se trata, en gran medida, de un malgasto de tiempo, energías y esfuerzos.

Por ejemplo, según el Wynhurst Group, el 22% de los movimientos de rotación de personal se producen durante los primeros 45 días de empleo, y el coste por la pérdida de un empleado representa tres veces su salario. Esto quiere decir que las empresas se están gastando miles de dólares en integrar a unos nuevos empleados que quizás les abandonen muy pronto, obligándolas a reemplazarlos y a desembolsar más dinero.

Por sí solas, estas estadísticas son lo suficientemente alarmantes como para que los directivos de las empresas se planteen si los esfuerzos realizados para integrar a sus nuevos empleados son lo bastante efectivos. La buena noticia es que los empleados de nueva contratación que reciben una formación estructurada de integración tienen un 58% más de posibilidades de continuar en la organización al cabo de tres añosAsí que aún hay esperanza.

Los programas de integración no deberían centrarse solo en el aprendizaje de habilidades

La finalidad de la mayoría de programas de integración es que los empleados recién contratados adquieran las habilidades necesarias para desempeñar su trabajo. Sin duda, es importante, pero a veces no se presta la suficiente atención a otros objetivos fundamentales del proceso de integración, como la socialización de los empleados en la cultura de la empresa. Esta falta de ambición de los programas de integración denota poca visión de futuro, ya que los estudios demuestran que los procesos de adaptación efectivos que incluyen la socialización de los empleados de nueva contratación tienen un impacto positivo que se traduce en una mayor satisfacción en el puesto de trabajo, una mejora del rendimiento y una menor intención de abandonar la empresa. 

Por lo tanto, las organizaciones que quieran mejorar su rendimiento deberán modificar la metodología de integración de los nuevos empleados, impulsando programas que no solo los formen, sino que también los socialicen dentro de la empresa. Así, los trabajadores de nueva contratación estarán más satisfechos con su trabajo, serán más eficientes en el desempeño de sus tareas, se sentirán más comprometidos con la empresa y tendrán menos intenciones de abandonar su puesto.

Pero, ¿qué pueden hacer una organización para socializar a sus nuevas incorporaciones y no limitarse solo a darles formación? Es ahí donde entran en juego las Redes Sociales Corporativas (RSC).

El papel de las Redes Sociales Corporativas (RSC)

En la mayoría de casos, cuando un nuevo empleado termina el curso de formación, enseguida se incorpora al puesto de trabajo, rodeado de sus compañeros de departamento. Los trabajadores recién incorporados lo aprenden casi todo de su entorno directo, que representa solo una pequeña parte del global de la organización.

¿Qué pasará si a la nueva incorporación le toca sentarse entre los dos empleados más negativos de la empresa? ¿Qué influencia pueden llegar a tener sobre el nuevo? Las Redes Sociales Corporativas permiten que los recién incorporados tengan acceso y puedan interactuar con todo el mundo dentro de la empresa, sea cual sea su departamento o ubicación geográfica.

A continuación, voy a compartir cuatro ideas sobre cómo utilizar las Redes Sociales Corporativas para una mayor integración y socialización de los nuevos empleados en la empresa.

Cuatro ideas para fomentar la socialización en las RSC 

1. Grupo de empleados nuevos: Crea un grupo en la Red Social Corporativa e incluye en él a todas las nuevas incorporaciones (por ejemplo, el personal contratado durante los últimos 12 meses). Anima a los nuevos a interactuar, a compartir sus distintas experiencias de integración y a ayudarse entre sí.

2. Nombra a un Community Manager para los trabajadores recién incorporados: Muchas empresas cuentan con un community manager para facilitar la interacción con sus clientes y otras organizaciones, con el objetivo de fomentar la participación de los clientes. ¿Por qué no aplicar la misma idea y designar a un community manager que promueva la interacción exclusivamente entre las nuevas incorporaciones?

3. Anima a los nuevos empleados a expandir sus horizontes (con metas claras): Una de las ventajas principales de las Redes Sociales Corporativas es que ofrecen a los empleados la oportunidad de dar un paso más y comunicarse con personas más allá de su entorno directo. El community manager de los trabajadores recién incorporados se encargará de animarlos a relacionarse con personas de todos los ámbitos de la empresa, ya sea leyendo o comentando las publicaciones de los demás, contactando con empleados más experimentados o indagando sobre miembros de la empresa que les resulten interesantes.

Esta “expansión de horizontes” se debe hacer de forma estructurada para que los nuevos empleados aprendan a comunicarse con facilidad. Por ejemplo, mediante un juego de pistas en el que todas las nuevas incorporaciones reciban instrucciones para buscar a distintos empleados a través de la red social de la empresa. Algunas de las tareas podrían ser: 1) de entre los perfiles de los empleados, encuentra a tres personas que compartan algún hobby o interés contigo; y 2) encuentra a tres personas que trabajen en departamentos que te interesen o que tengan habilidades o conocimientos que te gustaría adquirir, y mándales un mensaje preguntándoles como empezaron. Este tipo de ejercicios se pueden hacer de muchas maneras.

Si se organizan las actividades de forma estructurada desde un principio, los nuevos empleados tendrán más claro qué buscar y se sentirán más seguros a la hora de ampliar sus horizontes. Además, a medida que vayan progresando dentro de la empresa, tendrán más confianza para entablar nuevas relaciones a través de la red social interna.

4. Facilita enlaces a recursos relacionados con su trabajo: Como profesional especializado en la formación y desarrollo del personal, doy fe de que lo peor que se puede hacer es aglutinar absolutamente toda la información sobre el nuevo trabajo en el curso de adaptación. Son demasiados datos, y lo único que consiguen es abrumar a los recién incorporados con una información imposible de retener. Las Redes Sociales Corporativas permiten recortar del contenido del curso la información inicialmente prescindible, y enviarla a las nuevas incorporaciones más adelante, cuando sea necesaria. Utiliza la Red Social Corporativa para colgar recursos siempre que sea necesario, y hazlo de modo que permita a los usuarios compartirlos entre ellos.

Una auténtica oportunidad para la mejora del rendimiento

Las Redes Sociales Corporativas son una auténtica oportunidad para perfeccionar los métodos de socialización de los nuevos empleados dentro de la empresa. Gracias a la influencia de las Redes Sociales Corporativas, las nuevas incorporaciones se sentirán más satisfechas en su puesto de trabajo, tendrán un mejor rendimiento y durarán más en la empresa. ¿Qué más se puede pedir?

Todo lo anterior es tan solo una pequeña pincelada de lo que se puede conseguir con las Redes Sociales Corporativas. ¿Cómo está utilizando tu empresa las Redes Sociales Corporativas para integrar y socializar a los nuevos empleados dentro de la organización? Puedes compartir tus experiencias en el apartado de comentarios.

Bill Cushard (@billcush) es escritorbloguero y diseñador de experiencias de aprendizaje (LX). Tiene  una amplia trayectoria de primera línea en la creación de programas de aprendizaje que incorporan métodos de la enseñanza semipresencial y social. Podéis seguirle en Twitter o en Google+.