Redes Sociales Corporativas: crecimiento lineal de personas y exponencial de talento

Tiempo estimado de lectura: 9 minutos

Una de las virtudes que puede tener una organización a la hora de aplicar una adecuada Red Social Corporativa (RSC) es la de conseguir que diferentes personas de la misma pongan en común en un mismo espacio conocimientos y diferentes puntos de vista sobre una misma idea.

Puede que dos miembros de una organización nunca hayan puesto en común ideas acerca de  algo sobre lo que trabajan ambos dentro de una organización, es decir, tanto por circunstancias físicas -por ejemplo, porque los miembros de la organización se ubiquen en diferentes centros de trabajo con gran distancia geográfica entre ellos- o por circunstancias de tiempo -ya que puede que los cambios horarios hacen que sus jornadas laborales no coincidan nunca-.

En este escenario, puede suceder que miembros de una misma organización que podrían compartir conocimientos con beneficio personal y beneficio para su organización, nunca se han puesto en contacto ni compartido pareceres.

Es éste uno de los puntos clave donde una Red Social Corporativa que se pueda implantar en una organización juega un papel fundamental, ya que la suma lineal de las personas con unos determinados conocimientos (talentos) supondrá un crecimiento exponencial del talento en la organización.

Cuando decidimos implantar una RSC en nuestra organización, unos de sus principales objetivos debe de ser el de facilitar un espacio virtual colaborativo en el cual diferentes profesionales que trabajan en un producto, por ejemplo, puedan aportar sus experiencias e ideas que beneficiarán no solo a otros profesionales de su área que están trabajando en ese producto en otros centros de trabajo, sino también a otros profesionales que trabajan en ese producto desde otro ámbitos.

Parece algo más complejo de lo que realmente es, por lo que nada mejor que un ejemplo para que podamos observar cómo el crecimiento resulta exponencial para la organización.

Supongamos una organización con centros de trabajo en diferentes partes del planeta como Europa, América del Norte y Asia. Comercializan una serie de productos y en este ejemplo nos vamos a centrar en el producto A. Diseñamos una RSC que crea un ámbito de contacto con diferentes profesionales de diferentes departamentos, por ejemplo, los directores de áreas.

Cuando entra un director del área de diseño de Asia de ese producto A para compartir la experiencia que tienen los usuarios finales que adquieren ese producto, permite que el director de área de diseño de Europa y de América del Norte adquieran unos conocimientos que les permitan trabajar en ese producto para efectuar posibles modificaciones que beneficien a sus clientes finales. Pero si en este punto de encuentro participan también los directores del área de marketing, podrán ver cuáles son los puntos fuertes para conseguir convencer al cliente final en cada parte del mundo (marketing de apoyo) para que compre ese producto A. Incluso si participan los directores del área financiera, pueden ver si hay que aplicar diferentes precios al producto en función de los posibles competidores que haya en cada parte del mundo.

Con este sencillo ejemplo podemos ver cómo el talento de uno de los miembros de la organización compartido en un espacio común abierto colaborativo no sólo produce un crecimiento lineal del mismo, sino que se produce un crecimiento exponencial del talento que repercutirá en una mejora global de la organización a diferentes escalas y en conjunto. Y eso es algo que difícilmente se puede conseguir con un sistema tradicional de organización donde con suerte se reúnen en una convención anual los diferentes departamentos para poner en común ideas.

La RSC que se implante debe tener cuatro puntos indispensables para que suponga una verdadera fuente de conocimiento colaborativo:
  • Abierta: es decir, que todos los miembros de la organización, con independencia del área de trabajo dentro de la misma, pero que tengan el mismo nivel de responsabilidad jerárquica, puedan entrar en cualquier momento aportar una idea, un conocimiento,…, algo que pueda ser de interés para cualquier departamento y en cualquier parte de la organización.
  • Colaborativa: que sea un punto de encuentro de debate o de compartir contenidos, no un espacio de red social. Es decir, implantar esta red implica el cumplir unos principios de comportamiento por parte de sus participantes.
  • Atemporal: cualquier miembro puede entrar cuando lo desee a compartir algo y que quede claramente definido para el resto de los miembros, cuando decidan entrar, sepa de que puede ir el tema y de esa forma entrar a compartir, debatir o ampliar el conocimiento ya dejado aquí por otro miembro de la organización.
  • Jerárquica: que la RSC implantada abra diferentes puntos de encuentro en el que puedan participar diferentes profesionales en base a los diferentes niveles de responsabilidad que tengan en la organización.
¿Cómo lo enfocaría yo si soy el responsable de implantación de una RSC en mi organización?

En primer lugar, analizaría las actividades y departamentos que conforman mi organización. En segundo lugar, analizaría el nivel jerárquico que tiene mi staff. Y en tercer lugar, establecería criterios que me permitiesen crear diferentes puntos de encuentro de profesionales de la organización tanto en competencias paralelas como transversales. Es decir, por ejemplo:

  • Puntos de encuentro para compartir conocimientos los responsables de la dirección financiera, marketing,…., de diferentes centros de trabajo (competencias paralelas).
  • Puntos de encuentro para compartir conocimientos mismos niveles jerárquicos del mismo centro de trabajo de la organización (competencias transversales intracentros).
  • Puntos de encuentro para compartir conocimientos mismos niveles jerárquicos de diferentes centros de trabajo (competencias transversales intercentros).

Cada miembro que entra a participar en la RSC se responsabiliza de compartir sus conocimientos en uno o más de los centros implantados en función de a quien considere que le pueden interesar.

Claro está que eso implica el formar previamente a los participantes, pero lo que queda claro es que una vez implantado este sistema y esta RSC, el crecimiento del talento dentro de la organización es exponencial y no lineal como es lo que predomina en las organizaciones 1.0.

Jose Luis del Campo Villares (@JoseLdelCampo) es Facilitador, Formador, Coach. Se preocupa de las personas y su vida dentro de las organizaciones; por eso es Consultor en Social Media y CEO de Socialmedia Network.