Qué es y cómo dar un buen Feedback

Nota del editor: Hace algunas semanas, hablábamos de la importancia de saber comunicarse bien con los equipos para el éxito de los proyectos. La comunicación es una de las habilidades que todo responsable de proyectos debe cuidar. Y, entre todas de esas habilidades, una de las que destacaban era la capacidad de escuchar y recoger feedback de sus empleados. Hoy compartimos este artículo que Mertxe Pasamontes publicó en su blog con el que destacamos algunas de las claves a tener en cuenta para un buen feedback. ¡Gracias Mertxe por dejarnos compartirlo! 

Imagen de Mertxe Pasamontes

Una de las herramientas que más se utilizan en coaching, es el feedback (retroalimentación). El feedback es esa acción que realizamos cuando reconocemos algo en otro, sea de su comportamiento, de sus capacidades o de su identidad. Es una manera de “reconocer” a la otra persona pero no sólo como algo implícito que se da por hecho, sino diciéndolo explícitamente.

Podemos poner multitud de ejemplos de feedback: me encanta como eres, que bien hiciste este trabajo, disfruto en tu compañía, que gran presentación realizaste, etc.

A veces el feedback, puede señalar algún punto de mejora en cuanto a capacidades o comportamientos (hay que tener en cuenta los niveles neurológicos), pero siempre desde la aceptación incondicional y el respeto (la identidad del otro se acepta o no se acepta, pero no se intenta cambiar).

Y hemos de tener bien claro que  el feedback no es lo mismo que la crítica. ¿Qué nos pasa cuando escuchamos la palabra crítica? Sentimos que nuestro cuerpo se tensiona, empezamos a no escuchar y a meternos en nuestro diálogo interno y sólo somos capaces de procesar excusas y justificaciones. La crítica suele ser un instrumento muy malo para hacer cambiar de comportamiento a otra persona ya que o bien bloquea a la persona, o bien activa comportamientos de sumisión (si a todo) o en el peor de los casos de rebeldía (voy a hacer lo contrario de lo que me dicen). Si encima la crítica ha sido contra nuestra identidad (tu eres así o asá) lo único que sentiremos es un ataque y lo más probable es que eso nos genere rabia, incluso algún tipo de resentimiento contra el que nos ataca. Y puede desembocar fácilmente en una discusión.

Pero aún en el caso de que el otro haya respetado nuestra identidad, la cosa no mejora mucho. El peso de la crítica sigue estando presente. ¿Qué podemos hacer entonces? Utilizar las valiosas herramientas del feedback y la pregunta. La pregunta dispara automáticamente una respuesta en nuestro cerebro (aunque no la verbalicemos) y nos ayuda en la búsqueda de opciones. Nos permite activar nuestros recursos de mejora.

¿Cómo se da un buen feedback?

1. Haciendo alusión a los comportamientos o resultados que nos parecen inadecuados, pero sin juzgar por ello la identidad de la otra persona.  Veamos un ejemplo: Un colaborador ha realizado un informe y cuando lo ves te parece corto. Una posible pregunta sería: ¿que te parecería hacerlo un poco más extenso para que contuviera la información un poco ampliada? Creo que suena muy diferente de: este informe está mal hecho.

2. Proponiendo acciones de mejora. Como en el ejemplo anterior, señalo aquello que “no me ha gustado” de manera concreta y a la vez sugiero una nueva manera de hacerlo. No podemos pretender que los demás adivinen lo que no nos ha gustado si no se lo decimos.

3. Siguiendo la regla 1-3. Por cada feedback negativo (en Coaching preferimos llamarlos acciones “a mejorar” hay que dar tres “feedbacks positivos” a la otra persona. Y además hacerlo de verdad, que salgan del corazón. ¿Te haces una idea de cómo podrían mejorar nuestras relaciones laborales con esta sencilla regla?

Si quieres profundizar un poco más en este tema, puedes ver este vídeo en el que explico más o dejar tus comentarios en el post y seguimos hablando :)

Mertxe Pasamontes (@mertxe) es psicóloga 2.0, Humanista, PsicoCoach y Formadora. También se define como Escritora, Blogger y Fotógrafa amateur. Le gusta presentarse como Gestora del cambio (generativo y transformacional) y acompaña profesionalmente a empresas y personas en los procesos de cambio transformacional y evolutivo.